Los animales de compañía y la convivencia en las comunidades de propietarios

La tenencia de mascotas en la vivienda es uno de los asuntos que más conflictos vecinales genera en las comunidades de propietarios, sobre todo por ruidos, suciedad en zonas comunes por hacer los animales sus necesidades fisiológicas, ataque a vecinos, etc.…

A continuación, abordaremos la problemática y daremos las herramientas necesarias para darle solución al problema.

Los Ayuntamientos suelen tener normas que regulan la tenencia de animales y ratios para que no se convierta la casa de ningún vecino en un albergue animal; y por su parte la LPH prohíbe de manera general, tanto a los propietarios como a los inquilinos el desarrollo de cualquier tipo de actividad molesta, insalubre, nociva, peligrosa e ilícita en el domicilio, por lo tanto, dicha ley es aplicable exclusivamente a los vecinos/propietarios o inquilinos que con el comportamiento de sus animales de compañía puedan llegar a producir algunas de las circunstancias, alterando con ello la vida del resto del vecindario.

Ante la omisión o incumplimiento por parte de los propietarios, la Comunidad puede actuar cuando hay problemas en materia de salubridad, actividades peligrosas o molestas, incluso privando de la tenencia de animales si se establece previamente en los Estatutos de la Comunidad. En tal caso, si es amante de los animales y posee una mascota y por ende va a mudarse a una nueva vivienda, recomendamos que eche antes un vistazo a los Estatutos de la Comunidad por si prohíben la tenencia de animales.

Los dueños de una mascota deben respetar las normas de convivencia y especialmente:

  • Los perros deben llevar bozal y siempre ir atados. Igualmente, no se deben poseer animales ilegales como las serpientes venenosas, hurones, chimpancés, halcones, etc.…
  • Además del punto anterior, cuando se tenga un perro de raza potencialmente peligrosa deben sus propietarios suscribir el correspondiente seguro de responsabilidad civil.
  • Tenga al día su cartilla de vacunación y recuerden que los animales deben llevar el chip subcutáneo (en el caso del Municipio de Málaga es obligatorio y se prevén sanciones en caso de incumplimiento)
  • Evitar que dañen objetos y mobiliarios de la comunidad.
  • Si por algún motivo los animales terminan haciendo sus necesidades donde no deben, hay que proceder a su limpieza a la mayor celeridad posible.
  • No deben molestar a los vecinos en cuestiones de ruidos y mucho menos de ataques.

Las demandas más comunes son por mascotas que ladran o lloran cuando se quedan solas, y por tal motivo los dueños suelen ser multados.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *